Declaración Decomiso Loro Choroy

Declaración Respecto al Decomiso de Loros Silvestres por Tenencia Ilegal

Como Asociación de Médicos Veterinarios de Fauna Silvestre(AMEVEFAS), y en particular desde la Red de Centros de Rehabilitación de Fauna Silvestre, creemos importante realizar una declaración respecto al caso de un loro choroy (Enicognathus leptorhynchus) decomisado hace pocos días desde una casa particular en la comuna de Talagante. Esta especie es endémica, considerada En Peligro de Extinción Chile, y está en CITES II (protegida internacionalmente). En los medios se han dado opiniones que, como profesionales que trabajamos con fauna silvestre velando por su bienestar, conservacióny rehabilitación, nos parecen erradas o inexactas.

Los loros son especies silvestres, y la evidencia indica que su mayor bienestarse da cuando están en su medio natural, silvestre, con sus pares en grupos armónicos. Si deben permanecer en cautiverio, las condiciones deben respetar su biología: interactuar en grupos de pares o con otras especies con conductas similares a ellos, en espacios adecuados y enriquecidos para su especie, con una dieta desarrollada por profesionales competentes, y con chequequeos médicos periódicos.

Mantener ejemplares de fauna silvestre en cautiverio sin los permisos correspondientes es ilegal (delito contemplado en la Ley de Caza 19473). Para que un loro llegue ilegalmente a una vivienda, se estima que 9-10 loros mueren en el proceso, luego de ser extraídos desde sus nidos de manera cruel e irresponsable, separando a juveniles de sus padres. Su transporte se hace en general en condiciones deplorables. Todo este tráfico tiene un enorme impacto en las poblaciones naturales. Un loro como mascota es la punta del iceberg de una larga cadena de muerte y maltrato.

Los loros son especies muy inteligentes, capaces de establecer vínculos de largo plazo con sus pares, y también con algunos humanos. En Chile existen muchos centros de rehabilitación de fauna silvestre (CRFS) que desde hace años reciben loros decomisados los cuales, en general, eran manejados con escaso conocimiento técnico de la especie y nula supervisión veterinaria. La gran mayoría llega en malas condiciones, tanto físicas como conductuales: muchos ingresan con picaje (se dañan sus propias plumas por estrés), falta de musculatura (atrofiada por ser mantenidos en jaulas pequeñas), enfermedades metabolicas por dietas inadecuadas (patologías óseas, hipertrofia de órganos), y diversos problemas etológicos. Algunas de estas patologías no son observadas a simple vista, y se desarrollan de manera crónica. Muchos animales son dejados solos durante algunas horas en el día, lo cual afecta profundamente su bienestar, ya que en la naturaleza nunca viven aislados.

Un loro en cautiverio que es tratado como mascota NO tiene las condiciones de bienestaradecuadas. No es beneficioso para él manifestar conductas que, para algunas personas, pueden ser “divertidas” o que creen que expresan “felicidad”, como aprender a vocalizar palabras, manejar elementos como cucharas u otros. No convirtamos a nuestra fauna silvestre en un espectáculo que solo divierte al humano, y que no respeta la ley, ni al ejemplar. No confundamos la sociabilidad del loro con que “es feliz”. La felicidad de un ejemplar silvestre se logra acercándolo a su medio silvestre.

Algunas redes sociales han levantado el #liberemosAFlorencia. Eso es exactamente lo que se debe intentar. Debemos tratar de liberar a nuestra fauna de nuestro propio impacto como seres humanos, liberémoslos de nuestra necesidad de tenerlos como mascotas. Démosle la oportunidad de estar con sus pares, de estar en su medio natural, y si hubiere alguna limitante para ser liberado, que permanezca en un cautiverio con condiciones que le permitan estar lo más parecido a su estado natural.

Muchos desconocen el proceso de rehabilitación de fauna silvestre. Los CRFS han desarrollado protocolos para facilitar que loros que llevan años con el ser humano -con poco o mínimo contacto con sus pares- se adapten a la vida en bandada. En general, a los pocos días o al par de semanas, los loros ya logran integrarse, y comienza un maravilloso proceso donde el loro empieza a desplegar conductas normales para su especie, que tal vez nunca había manifestado. En casos más severos es necesario implementar medidas conductuales e incluso médicas que lo ayuden en este proceso. Ellos SI se pueden rehabilitar, gracias al enorme esfuerzo de los profesionales de los CRFS. No existe, hasta ahora, evidencia de casos donde los loros se hayan muerto por dejar de contactarse con algún humano en particular. Los loros, aunque a veces muestran grados de dependencia a su anterior vida en cautiverio ilegal, logran rápidamente volver a su naturaleza silvestre.

Como profesionales del área, valoramos enormemente la preocupación que se ha suscitado por el bienestar de un ejemplar de una de nuestras especies de loros que, justamente, es de las especies mas traficadas en el país. Debe horrorizarnos el tráfico, la caza ilegal, la depredación de su hábitat.Y debe alegrarnos que decenas de profesionales estén dispuestos y preparados para darle una oportunidad a ejemplares como los loros choroy, de mejorar su calidad de vida y si es posible, volver a su medio natural.

Es necesario que los medios de comunicación sean responsablesen el tratamiento de este tipo de eventos. Naturalizar la tenencia de estos ejemplares por familias, por mucho cariño que le tengan al ejemplar, es ilegal, y promueve su tráfico. No respetar la naturaleza de un animal silvestre es, de por sí, maltrato.Los medios deben comprender su rol en estos casos, y los terribles impactos que pueden tener para la fauna que se normalice su mascotismo.

Esperamos que este caso nos ayude a comprender un poco más de nuestra fauna silvestre, y desde ya los invitamos a informarse de las actividades de cada uno de los Centros de Rehabilitación de Fauna Silvestre que trabajan día a día por esta causa

 

AMEVEFAS*                        Red de Centros de Rehabilitación de Fauna Silvestre**

 

*La Asociación de Médicos Veterinarios de Fauna Silvestre(AMEVEFAS) reúne a casi 180 profesionales médicos veterinarios que trabajan con fauna silvestre en diversas áreas, tales como academia, instituciones gubernamentales, no gubernamentales, consultoras, entre otros.

**La Red de Centros de Rehabilitación de Fauna Silvestre es una red patrocinada por AMEVEFAS donde participan diversos profesionales (médicos veterinarios, biólogos, entre otros) que trabajan de manera directa en centros de rehabilitación de fauna silvestre (CRFS). Participan más de 20 CRFS desde Tarapacá hasta Magallanes.